jueves, 15 de junio de 2017

Sororidad

Concepto de sororidad

La palabra sororidad no es de uso extendido y pocos la conocen. Procede del latín “sororis” que designa una hermandad, y se deriva de la concepción feminista, siendo su parte ética, que fija los principios que tienden a equiparar a los sexos, y como herramienta para alcanzar esa meta, propone una unión fraternal y comunitaria entre las mujeres, para apoyarse y reforzar la autoestima de cada una y todas en conjunto, para impedir y prevenir entre otros abusos, la discriminación de las mujeres en los empleos, en la vida doméstica, la violencia de género, etcétera.

Nace esta alianza política (ya que su fin es el reconocimiento de derechos naturales negados por el Estado y la sociedad en general) ante las frecuentes violaciones a los derechos de las mujeres como personas, en pie de igualdad con el hombre, tan común de observar y vivir en las sociedades patriarcales, donde el género femenino, al principio relegado a las funciones reproductivas, del cuidado del hogar, del marido y los hijos, sometida a la autoridad del hombre como cabeza familiar, fue logrando paulatinas conquistas pero aún falta mucho por lo que pelear.


En el concepto de sororidad las mujeres ya no están enfrentadas, sino que son amigas, cómplices, compañeras de lucha, en experiencia solidaria y cooperativa, para ayudarse, crecer, autodefinirse y afianzarse, logrando autoridad y respeto en un mundo de hombres, tratando de que las mujeres sigan escalando posiciones, cuyos ejemplos son muchos: existencia de líderes políticas, gerentes de empresa, productores de cine, etcétera. Tiende a destruir el mito surgido desde el machismo que sembró la idea de que las mujeres entre ellas se pelean, confabulan, se critican (por el viejo principio de “divide y triunfarás”) para mostrarlas unidas en una causa en común que les sirva a todas, que es la de no ser dominadas ni menospreciadas.


No hay comentarios: