sábado, 10 de junio de 2017

Editorial: Fantasías sexuales

Hoy Toca
Fantasías sexuales
Por Dra. Verónica Olmos Bello
Las fantasías  de ayer, hoy y siempre han estado presentes desde nuestra infancia en diferentes etapas de la vida.
Fantasía es un término psicológico que alude a una situación imaginada o inventada. Es decir es la imagen que podemos crear en nuestra mente con una persona(as), situación, lugar, objeto, que puede provocar deseo, excitación u orgasmo.

Por lo tanto desde niños fantaseamos con ser un súper héroe, que volamos o que jugamos dentro de una caja de huevo imaginando que vamos en un lindo coche deportivo a gran velocidad: Cuando crecemos quizás fantaseamos en nuestro ascenso en la empresa, en que nos casamos con el chico (a) que nos gusta, bailamos con él, ella en fin.
La mayoría de nosotros podemos fantasear con diversas cosas o situaciones. En cuanto a la fantasía sexual ¿cuantos de nosotros nos atrevemos a experimentarlas? ¿Pensarlas? ¿Contarlas? y no sentirnos culpables.
Realmente las fantasías sexuales las podemos vivir solo en nuestro pensamiento y ahí se quedan. Nadie, más que nosotros sabremos de ellas,  afortunadamente hasta ahora, no hay nada que lea nuestras mentes, que bueno… pero también las podemos compartir en pareja. Aun cuando nuestras fantasías no necesariamente podrán ser del agrado de nuestra pareja o que sean las mismas, o que al decirlo no se sienta incomodo(a) y cambie nuestra relación, en donde lejos de mejorar se pueda arruinar.
Recordemos que el dialogo y conocimiento  de nuestra pareja es muy importante para saber  como abordarla y si lo podemos expresar o mejor dejarlas en nuestro pensamiento, siempre debemos evaluar el costo-beneficio de guardarlo para nosotros mismos.
Hay fantasías que podemos experimentar en nuestros pensamientos, o vivirlas  a todo color, pero debemos tener mucho cuidado en los juegos que llevemos a la práctica nada que ponga en peligro nuestra vida o que atente a nuestra vida, o que se convierta en algo obsesivo.
Es muy importante mencionar el juego debe de tener 4 reglas o características muy importantes de mencionar e indispensables:
La primera debe hacerse por placer sin obligación, culpa, sufrimiento, dolor.
La segunda debe ser obligadamente consensuado que si está permitido y que no, cuales son los códigos, dentro de la pareja o los involucrados cuando parar, cuando más fuerte, despacio y todos los códigos que nos ayuden a saber hasta dónde si quiero, lo deseo.
La tercera cuando uno de los involucrados ya no quiere seguir con el juego, en ese instante se termina.
Y por último no hacernos daño, lastimar, a terceros porque mi derecho termina cuando empieza el del otro.
Normalmente las fantasías las relacionamos con la perversión, lo malo, como algo que no es bien visto pero no necesariamente debe ser o es así, pueden servirnos las fantasías para intensificar nuestro deseo, placer u orgasmo, pero jamás deben ser motivo de sentirnos mal o culpables.
Las fantasías sexuales pueden ser deseos consientes o inconscientes que nos generan emociones, donde está presente nuestro deseo, y excitación.
Las fantasías no son buenas ni malas todo está en cómo me siento yo y mi pareja, si alguno no está bien no debemos continuar por qué lejos de enriquecer nuestra vida erótica en pareja podemos perder este equilibrio.
Si hay diferencias en cuanto a hombres y mujeres, pero no tan diferentes las mujeres tendemos un poco más al romanísimo a  los detalles, pero esto no quiere decir que no se busque otras ideas, por ejemplo; ante algo prohibido o excitante como un elevador por ejemplo, en un auto en fin seguramente un sinnúmero de ideas y pensamientos. En los hombres va en el sentido de ver, tocar son más visuales y táctiles.
Nuestras fantasías tienen mucho que ver con nuestras experiencias, educación, cultura por eso para cada uno de nosotros es diferente y diverso, en cuanto a nuestro erotismo y es una decisión de cómo cada uno de nosotros desea vivir su erotismo y por ende su deseo, placeres u orgasmos.
Y usted que piensa de las fantasías… recuerde que HOY TOCA

No hay comentarios: